sábado, abril 16, 2011

Las procesiones


En España se conmemora la Semana Santa con multitud de procesiones, miles y miles de nazarenos, y desde hace unos 25-30 años, también nazarenas y cientos de imágenes que representan la pasión y muerte de Jesucristo. Muchos de ellos de impresionante nivel artístico.
Estas imágenes, más comunmente llamadas Pasos de Semana Santa, son objeto de gran devoción por parte de los fieles. En ocasiones, de manera exagerada. Ahí quiero llegar. ¿Dónde acaba la devoción y empieza el fanatismo? No por emocionarte delante de una Virgen, eres más devoto que otra persona que la ve pasar en silencio. Lo mismo que si le cantas una saeta.
En mi caso, y en el de casi todos a los que nos gusta este mundillo, viene por tradición familiar. He disfrutado saliendo a procesionar cada año y espero seguir haciéndolo durante muchos más.
De pequeño disfrutaba viendo como mis hermanos se vestían para la procesión, y cuando se probaban el capirote, (o caperutxa, que decimos aquí), me largaba pitando, del miedo que me daban, aunque había visto que eran ellos. Me pasaba hora probándome su capirote delante del espejo. Luego me llevaban a ver las procesiones y disfrutaba de ellas. Evidentemente, los caramelos -confites en este caso- ayudaban mucho. Todo el mundo iba a verlas. Eran otros tiempos. Se veía, casi, como una obligación. Pero a la gente le gustaba.
Hoy en día, los tiempos han cambiado mucho. La iglesia ha pasado de estar a la derecha del jefe del estado a estar, casi diría que mal vista. Este tema afecta a las procesiones, o mejor dicho, al concepto que la gente tiene sobre ellas. Muchos no entienden como siendo un estado aconfesional, se permiten estas manifestaciones religiosas, que se confunden entre tradición, sentimiento religioso y folclore.
Cada uno es libre de opinar lo que quiera. Siempre dentro del respeto a todas las creencias. Eso sí, es muy triste que mucha gente desprecie que otras expresen su fe, siempre que lo hagan dentro de unos límites marcados por el sentido común.
¿Cuántas veces habrás oído decir eso de "por ahí va unos del Ku Klux Klan" ....No hacen más que demostrar su desconocimiento de la materia y  quedan totalmente en evidencia. Van de Belenesesteban de la vida. Confunden la velocidad con el tocino. Creen que saben más que nadie. Si os leéis los comentarios de lectores en los periódicos que se publican estos días haciendo referencia a este tema, entenderéis mi malestar.
Volvemos a lo de siempre, respeta si quieres ser respetado. ¿En la iglesia hay manzanas podridas? Por supuesto, y deben ser quitadas de enmedio, como en la política y en cualquier ámbito de la vida diaria. Pero no por mucho insultar e ir de modernillo vas a conseguir nada más que quedarte en evidencia..
Si en tu casa ves "Salvame de luxe", "La Noria" o todos sus equivalente, no estás en condiciones de criticar algo que no sabes ni que es, ni de dónde viene ni lo que significa. Y que simplemente lo relacionas con curas y Ruocos Varelas. La diferencia está en que en las procesiones está el sentimiento popular, no el que te quieren imponer unos cuantos.

1 comentario:

Xicarandana dijo...

Completament d'acord amb tu, amic! I t'ho diu una que NO HA ANAT MAI A UNA PROCESSÓ i no per qüestions ideològiques, sinó per comoditat, bàsicament.

A veure si enguany hi vaig!!! Mou la caperutxa, si m'hi veus! :-)